Un foro ZOMBIE de BOMBEROS, con ACTIVIDAD ZERO
El sitio del foro es este, desde 2016
http://bitacorabombero.foroactivo.com/
Un foro ZOMBIE de BOMBEROS, con ACTIVIDAD ZERO

Bomberos ZONA MUERTA
 
PortalÍndiceRegistrarseConectarseFAQBombero en FacebookBitácora de Bombero

Comparte | 
 

 MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS   19th Diciembre 2008, 01:34

El fenómeno Mobbing, acoso moral en el trabajo, raramente está caracterizado por la agresión física, sino más bien por otras formas de agresión más sofisticadas...

MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS

"Era la mejor de las épocas, era la peor de las épocas. Era la edad de la sabiduría, era la edad de la locura; Era la época de creer, era la época de la incredulidad; Era la estación de la luz, era la estación de las tinieblas; Era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperanza. Lo teníamos todo ante nosotros y no teníamos nada".

Charles Dickens. El cuento de dos ciudades.


Introducción

El fenómeno del Mobbing (acoso moral en el trabajo) presenta ante todo una naturaleza social interactiva que deviene de la compleja red relacional que emerge en los entornos laborales. Podríamos decir que supone un sistema relacional patológico contextualizado en las organizaciones y en el que cabe subrayar la importancia de lo social. Puesto que como señala Giddens (1992) "para la mayoría de las personas…, la actividad productiva o trabajo, ocupa una parte de su vida mayor que cualquier otro tipo", no es de extrañar la relevancia de la calidad de estas interacciones para las personas. Tampoco debemos de olvidar que el ser humano es ante todo un animal social.

Además hoy en día, el trabajo es un área de desarrollo personal, de autorrealización. Por ello, las personas están incrementando sus relaciones afiliativas en los lugares de trabajo, siendo necesario por tanto, como ya hemos mencionado, las cualidades de estas relaciones.

En el análisis de los aspectos sociales del fenómeno mobbing, no podemos dejar fuera los cambios en los últimos años de la sociedad en general y de las dinámicas del mercado laboral en particular. En este mismo orden, debemos tener presente también el cambio de las relaciones de pareja en la Sociedad de la Información, a medida que nos hemos ido distanciando de las sociedades agrícolas tradicionales hacia una sociedad más industrializada.



Con respecto a la relación de pareja parece que se ha constituido en una búsqueda de mayor felicidad y calidad en la relación. Anteriormente, era la colectividad la que reportaba las necesidades afectivas de sus miembros, ahora la pareja se ha aislado de la sociedad, trasformándose en nuclear. Esta "centralidad", la dota de tal envergadura que sus deficiencias resultan cruciales para los individuos. En palabras de Cáceres Carrasco (1998, 529 - 555) "la relación de pareja puede constituirse en un elemento promotor de salud o en una fuente más de conflicto y patología".

Así pues, algunos de los cambios más relevantes en la vida laboral y personal de las sociedades de Occidente, serían la necesidad de autorrealización en lo laboral y centración en la pareja para cubrir las necesidades afectivas básicas. Al mismo tiempo, no debemos obviar el resultado de las influencias mutuas e interdependientes entre ambos contextos.

Como señala la Teoría Sistémica de la Comunicación, debemos tener en cuenta que para entender un sistema, no sólo atenderemos a los elementos y sus propiedades, sino también a las interacciones entre ellos. Para Minuchin (1974), los sistemas familiares tienen límites inferiores y a su vez la familia tiene una frontera con el exterior. Sin embargo, es difícil mantener la individualidad dentro de la familia a la vez que comprometerse mucho con el exterior. Los problemas de uno, lo son de todos (Feixas y Miró, 1993).

¿Qué es mobbing?

Hacemos nuestras las palabras de Hennz Leymann cuando advierte que "en las sociedades de nuestro mundo occidental altamente industrializado, el lugar de trabajo constituye el último campo de batalla en el que una persona puede matar a otra sin ningún riesgo de llegar a ser procesada ante un tribunal" (Leymann,1996- ). En estos momentos, siete años más tarde de esta afirmación, el panorama es esperanzador pues ya existen sentencias en las que se reconoce que se ha sufrido una agresión por Mobbing.



El fenómeno Mobbing, acoso moral en el trabajo, raramente está caracterizado por la agresión física, sino más bien por otras formas de agresión más sofisticadas como el aislamiento social y / o físico de la víctima, falta de ética y respeto a su persona y manejo de la información relacionada con la víctima con clara intención de perjudicarla. Se produce una estigmatización de la víctima y exclusión, consiguiendo así aislarla de sus compañeros, de los recursos de la organización y de mejoras de su potencial laboral.

En este tipo de conflicto la víctima es sometida a un proceso de estigmatización sistemática y a una invasión de sus derechos civiles. Es decir, se trata sobre todo de la manipulación de lo simbólico, por parte del acosador, convirtiéndose por tanto en un ataque a la quinta esencia del hombre, lo social.

Consecuencias para la víctima

Si tenemos en cuenta la importancia de tener cubiertas las Necesidades de Afiliación, no es de extrañar que el Mobbing precipite la ruptura de aspectos sociales, de salud física y psicológica y de pérdida de calidad de vida en general. El acosado puede llegar a perder amistades e incluso a la familia, a la que en el mejor de los casos le es difícil entender el proceso.

Como resultado de las consecuencias psicopatológicas de su estado, el acosado desarrolla una sintomatología (hipervigilancia, estados de ansiedad, estados depresivos, baja líbido) que causa una situación de quiebra familiar o como mínimo crisis.

Por su parte, los profesionales de la Psicología Clínica, intentando ubicar el fenómeno dentro de alguna taxonomía clínica, han relacionado el Mobbing con un subtipo de Trastorno de Estrés Postraumático y otros cuadros clínicos.



Pareja y mobbing

- Estado actual de la pareja en la Sociedad Postindustrial

Como ya se ha mencionado, la afiliación es una necesidad o tendencia del hombre, desde que es hombre, a la búsqueda de la compañía de sus semejantes. Los bebés desde muy pronto entablan lazos afectivos con las figuras significativas que los cuidan. Qué duda cabe que la afiliación tiene una función adaptativa de supervivencia para la especie y para el organismo. Esta naturaleza de necesidad de lo afiliativo, se ve reflejada tanto en la filigénesis como en la ontogénesis del individuo.

Para entender las relaciones de pareja, no se pueden desvincular del marco socio-cultural en el que se enmarca dicha relación. Así, algunos autores hablan de las relaciones encuadrándolas dentro de los recursos existentes en el entorno (visión dialéctica – marxista). Como señala Giddens (1992), en las épocas anteriores a la industrialización, la mayor parte de las familias eran además unidades de producción y el factor determinante para elegir a la pareja matrimonial no era el amor o el afecto, sino los intereses sociales y económicos.

Los cambios sociales pues, marcan el impás de pareja o estilos domésticos al uso (familias monoparentales, parejas de hecho, matrimonios, etc.). Cambios como la liberación de la mujer, la igualdad de sexos, incorporación de la mujer al mercado laboral, son causa y efecto de las interacciones humanas en general y de las interacciones de pareja en particular.

Estos cambios en las sociedades occidentales han dado paso a nuevas fuentes para la búsqueda de pareja. Por ello, en nuestros días la base de la pareja, o por lo menos en los inicios, es el enamoramiento, relegándose las uniones vinculadas a criterios de producción a casos muy puntuales.

Hoy se busca en la pareja sobre todo reciprocidad afectiva (amor, ternura, cariño, sexo, etc.) e intimidad (relaciones de complicidad y entendimiento profundo) frente al resto de la sociedad. Se busca en el hogar por parte de ambos cónyuges lo que algunos llaman "el descanso de los guerreros".



- Consecuencias del Mobbing en la pareja

El Mobbing deteriora todos los aspectos de la vida de la víctima. Surgen cuadros clínicos severos en la propia víctima, en sus familiares (fracaso escolar en sus hijos, problemas de salud en su pareja) y problemas interpersonales fuera y dentro del hogar.

Los resultados obtenidos en una reciente investigación sobre la incidencia del Mobbing en las relaciones de pareja (Alonso, Peris y Fuertes, 2003) parecen indicar que el área más afectada es la sexual, viéndose más afectados los hombres que las mujeres. Asimismo, se ven seriamente perjudicadas la comunicación con la pareja y las actividades que realizan conjuntamente, sin que aparezcan en estas áreas diferencias por sexo. Por su parte, el área afectiva es la menos afectada e incluso en muchos de los casos ha habido una mejora. Este incremento nos muestra de nuevo la importancia de lo afiliativo, en este caso el apoyo social -mejora de la afectividad con la pareja- puede ser un buen modulador y predictor de buen pronóstico en la superación de problemas cotidianos: estrés, enfermedades, situaciones de catástrofe.

Otro resultado importante que encontramos en el estudio mencionado, es que la situación de Mobbing pone en marcha sesgos atributivos por parte de la pareja de la víctima, haciéndola responsable de la situación de acoso -activación del error fundamental de atribución-.

Conclusiones

El avance en la comprensión del Mobbing pasa necesariamente por un acercamiento sistémico al fenómeno. Como señalan Montalbán, Alcalde y Bravo (2003), no debemos caer en el discurso reduccionista de causa-efecto en el que aparece una figura perversa -el acosador- y una figura honesta -el acosado-. Este discurso lineal, y muy fructífero para ciertos medios, conlleva una visión simplista del fenómeno y nos aleja de su natural complejidad .

Como se dijo en la introducción de este trabajo, el Mobbing presenta ante todo una naturaleza social interactiva, que implica relaciones circulares entre los elementos que interactúan en el sistema organizacional. Nos parece más acertado apuntar que nos hallamos ante una relación patológica entre los miembros de una organización, donde interactúan aspectos individuales, aspectos colectivos familiares, colectivos sociales y colectivos laborales.

Pensamos que el fenómeno del Mobbing ha evidenciado la existencia de organizaciones que funcionan como sistemas patológicos. Por tanto nos encontramos ante Organizaciones Perversas que favorecen la emergencia de actividades patológicas entre sus miembros. Así, como señala Fuertes (2002) "en términos de dinámica de sistemas, tales actividades van destruyendo los mecanismos éticos de corrección de excesos (retroalimentación negativa), sustituyéndolos por sus opuestos de retroalimentación positiva, donde violencia conduce a más y más violencia, hasta la aniquilación; y la difusión de la responsabilidad en el grupo y en la sociedad, a la moral de victoria más cínicamente pragmática".

Por último, señalar que el avance en la investigación del fenómeno de Mobbing, pasa necesariamente por un abordaje exento de visceralidad que nos conduzca a adentrarnos en su complejidad y desde ella encontrar soluciones viables a largo plazo.

FRANCISCO FUERTES.
Psicólogo, profesor de la Universidad Jaume I de Castellón


Última edición por aspiranta el 19th Diciembre 2008, 02:54, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: Re: MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS   19th Diciembre 2008, 02:03

Los testigos cómplices o testigos mudos del acoso laboral



No podemos dejar de insistir que son los Testigos Cómplices la pieza fundamental en el entramado del mobbing.


El acosador, no actúa solo. Para que este plan se lleve a buen puerto es necesario contar con la ayuda de otros que remen a sus órdenes. Él es el capitán general, eso sí pero, ¿Qué sería de él si no contase con un ejército leal que aplaudiese su gesta?.

El acosador es un depredador que necesita público, un público al que mostrar su presa que no es una presa cualquiera, es una presa codiciada: Una víctima con prestigio profesional, insumiso, brillante y con capacidad de decisión propia y con este alarde de fuerza conseguirá el apoyo incondicional cimentado en el miedo y en silencio de los corderos, testigos cómplices o testigos mudos.


Esos apreciados compañeros que callarán e incluso disfrutarán del espectáculo, son conscientes de lo injusto del castigo, del crimen que sus conciencias humanas se resisten a aprobar. Pero todo tiene solución. Se convertirán en la correa de transmisión de la falsa rumorología de un experto en la manipulación, que no se molestarán en contrastar, para contribuir a la desacreditación de la víctima y de paso acallarán sus conciencias con un "Él se cavó su propia tumba". Y a seguir durmiendo que mañana hay que madrugar.

Con Estos apreciados e incondicionales compañeros en otros tiempos hemos ido comer, o incluso a la comunión del peque y con ellos hemos celebrado la cena de Navidad de la empresa. Cena entrañable, donde las haya.

Ahora son los que jalean al hostigador y, por supuesto, desde el primer momento se han colocado del lado del que golpea, ¿Por Qué?, por las más variopintas razones: Unas veces porque tienen miedo, otras veces porque le deben favores, otras porque esperan el premio de quien están seguros será el ganador en esta contienda y otras muchas porque les gusta esto del espectáculo detrás de la barrera.

Sea por lo que sea, no quieren saber nada porque al fin y al cabo con ellos no va. Pero ahí se equivocan. El agresor es un criminal en serie. Cuando acaba con uno empezará con otro. En mi consulta muchas víctimas, cuando les pregunto si saben si este hostigador tenía antecedentes, me responden que algo habían oído de un caso anterior muy parecido o idéntico al suyo.

Por miedo, por cobardía dormirán con su enemigo. Un enemigo con ansias de agredir al que se mueva, al que pretenda brillar más que él. Golpeará al que un día le dé un no como respuesta o mismamente al que pretenda ser diferente a él.

No es difícil anular al perverso. Sólo hace falta no entrar en su juego, no aceptar su chismorreo. No acceder a la orden que impida hablarle o saludar a la víctima, por ejemplo. Cortarle en definitiva, los canales de transmisión que necesita para consolidar su plan.

¿Qué sucedería si en vez de escuchar atentamente y en silencio al perverso, se le cortase de raíz con algo así como...”A mi no me cuentes nada”?. Otro gallo nos contaría.

El grupo social de la empresa debe revisar sus valores y rechazar todas aquellas conductas que son intolerables, sólo así lo apartaremos y todos podrán respirar tranquilos
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: Re: MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS   19th Diciembre 2008, 02:12

La Soledad del mobbing


"Me encuentro solitario cuando busco una mano y sólo encuentro puños."
Ralph Bunche

"¡Basta de silencios!¡Gritad con cien mil lenguas! porque, por haber callado, ¡el mundo está podrido!"
Santa Catalina de Siena


Uno de los ingredientes del caldo de cultivo del mobbing es el silencio, el silencio de los corderos, de los bondadosos. Es el silencio siempre, o casi siempre, el que condimenta la violencia. Por ejemplo, la violencia de género existió siempre al amparo del silencio de la propia víctima, de los familiares, de los vecinos, de los amigos...

Y del silencio brota la soledad de las víctimas que para mí es la característica más desgarradora del mobbing. Silencio y soledad van parejas.

La soledad traspasa los límites del centro de trabajo y se extiende en las primeras fases hasta la familia y hasta el entorno social de la víctima. Los amigos se cansan de este interminable lamento. Nos damos cuenta de que podemos ser una molestia y empezaremos a quedarnos en casa o a salir solas.

Y estamos solas las víctimas y seguiremos solas en los servicios de salud mental, (reticentes a redactar nuestro informe psicológico), y estamos solas en la inspección de trabajo y estamos solos delante de la inspección médica, cuya función es la de ahorrarle gastos al Estado y estamos solas cuando recibimos la sentencia, que en la mayoría de las veces, se dicta en contra nuestra y a favor de quien comete el delito.

Pero hay una soledad todavía más cruel y más cruel porque es la que sustenta el mobbing. La soledad del desprecio. No hay más desprecio que no dar aprecio, decía siempre mi madre. Y como decía Antonio Machado “Todo lo que se ignora, se desprecia” El pasado 21 de marzo celebramos una concentración en Vigo en su calle más céntrica, hecho que un par de días antes comunicamos a los medios como una de nuestras actividades para crear conciencia social. Tan sólo un periódico gratuito se hizo eco de esta noticia y para eso salió mezclada con otras concentraciones que aquel mismo día se celebraron en Vigo. Pero el motivo de la aparición no era el acoso laboral, sino lo movido que había sido el día en esta ciudad.

¿Por qué no vale nada nuestro testimonio?

El pasado día 22 se organizaron en la Universidad de Vigo, en el Campus de Ourense un seminario sobre mobbing o acoso laboral y se habló desde la perspectiva del derecho y desde la perspectiva de la psicología. Cuando nos tocó a las víctimas ( yo como representante de AGACAMT) la mayor parte de los medios de comunicación ya no estaban y solamente uno habló en su crónica de esta asociación.

¿Por qué se nos menosprecia nuestra desgraciada experiencia cuando nuestro testimonio es el único que dice la verdad? Él único que sirve para describir un crimen contra la humanidad. Porque no es lo mismo conocerlo desde la teoría del ordenamiento que desde la realidad de todos y todas que lo padecimos.

¿No es suficiente la tragedia del suicidio de los acosados para poner fin a su tortura?

Lo más triste es que no en pocas entrevistas los trabajadores del medio, con la grabadora apagada, te cuentan su caso o el caso de algún compañero o compañera que lo ha sufrido.

Participar como representante de AGACAMT en un foro universitario me parece muy importante porque es una manera de luchar desde la educación. Lo que realmente me preocupa es esta soledad interesada que no es más que un síntoma.

¿Cuáles son las respuestas?

Nuestra soledad y el silencio de los otros sirven para acallar los remordimientos de los insolidarios, para sentirse menos cómplices o como cinto de seguridad . Lo que no existe no me puede dañar.

El mobbing es un conflicto asimétrico en el que la parte acosadora tiene el poder. El poder de silenciarlo y de crear alrededor de la víctima la soledad más negra y dejarla inerme para su defensa. El poder de silenciarlo para que se ignore y se mantenga, porque es lo que interesa para seguir cometiendo impunemente un crimen porque como decía Balzac “La ignorancia es la madre de todos los crímenes” (Balzac)

Y nosotros tendremos que continuar la pendiente. Seguiremos cayendo siete veces y levantándonos ocho porque a pesar de todo estamos comprometidos con la libertad.

Eva Ventín
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: Re: MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS   19th Diciembre 2008, 02:29

El mobbing como delito. Prevenir o lamentar


La falta de tipificación ha sido hasta ahora uno de los argumentos machaconamente -y hasta podría parecer intencionadamente-, esgrimidos desde todo los ámbitos, para evitar o embarcarse en la lucha contra el mobbing. Su falta de tipificación y su dificultad probatoria, son las excusas para evitar cualquier acción dirigida en su contra.

Pero el mobbing vulnera los derechos fundamentales de las personas, regulados, recogidos en la Constitución Española del 78 y que se interpretarán de conformidad con la declaración Universal de los derechos humanos, y además inflinge un trato que menoscaba gravemente la integridad moral de la persona que lo padece, lo que está tipificado como delito en el Código Penal Español

El eterno dilema es si las penas son efectivas para erradicar el delito y qué sucede con ellas en el caso particular del mobbing.

Quizás la mejor idea es la de la prevención primero y la de sancionar después. Es decir, una política que combine prevención y castigo y sobre todo voluntad.

Las leyes penales sólo atacan la manifestación de los actos violentos, de los crímenes. Atacan las consecuencias pero no a sus raíces, que son las que mantienen los delitos. De nada sirve arrancar hoy las ramas porque mañana volverán a brotar otras nuevas.

Sancionar, castigar, llevar hasta los tribunales a los acosadores y sus cómplices ¿es suficiente para erradicar este crimen? No. El derecho penal no ha podido con la erradicación de otros delitos incluso más tangibles que el mobbing, que se produce en un entramado tejido a base de sutilezas. Además son pocas las víctimas que llegan a la fase Juzgados, puesto que antes de esa fase ya decidieron a la desesperada que había que irse aún sin cobrar un duro, porque su aniquilación sociológica no les permitía más y lo de llevar delante del juez al empresario era y es casi anecdótico. Es decir, el daño ya está hecho y todo lo que eso conlleva.

Según L. Cohen y M. Felson para cometer el delito es requisito que se den tres factores simultáneamente:

a) El delito.

b) La Víctima

c) La ausencia de Guardianes

Si falla alguno de ellos el delito será imposible...

En el caso del mobbing se dan los tres requisitos: El acosador, con tendencias criminales, la víctima y la Ausencia de Guardianes (Administración Pública, sociedad en los controles informales, justicia y otros instrumentos sociales....)

Hablando de la violencia laboral vamos a pararnos en el último ingrediente: La ausencia de Guardianes.

Primero, la Administración Pública que a sabiendas de que este crimen existe, hasta ahora lo consintió obviando una política preventiva. Pero lo que es realmente preocupante por su gravedad, es que es en la administración pública en donde con mayor frecuencia se comete el mobbing. La Administración Pública debe ser el ejemplo de una organización en donde no se dé cobertura al delito, ejemplo en el que se debe reflejar el resto de la sociedad.

Segundo, los controles informales del delito son aquellas normas sociales que establecen qué conductas son tolerables y cuales moralmente inadmisibles y por lo tanto socialmente sancionables. Estos controles informales son mucho más eficaces que la Ley Penal a la hora de frenar actos delictivos y sobre todo en el caso del mobbing. Por lo tanto, se hace necesaria una mirada al interior de una comunidad en la que se amparan y se da pábulo a conductas criminógenas.

El caldo de cultivo del mobbing es una sociedad en la que el éxito es el valor supremo y en la que se nos vende que todo es posible alcanzarlo con el menor esfuerzo (véanse el exagerado crecimiento de personajillos que sin hacer nada que lo merezca han sido entronizados socialmente por su aparición en la televisión). Alcanzaremos nuestras metas utilizando, si es necesario, la violencia en contra de los demás. Se aupan a empresarios y a empresas con prácticas poco honrosas o cuando menos dudosas, siempre que sean sinónimo de riqueza. Existe un exceso de individualismo en contra del compañerismo entre los trabajadores. Trabajar bien está mal visto. El esfuerzo personal para alcanzar nuestros objetivos está poco o nada recompensado. Todo vale con tal de... Ser honrado puede ser, incluso, contraproducente a la hora de conseguir un puesto en el podium. Vivimos la tiranía de la estética: ricos guapos y famosos. Y así las cosas se han creado dos polos: los vencedores y los vencidos y el mobbing te aboca irremediablemente a los segundos. En una sociedad en la que se postulan valores humanos, un acosador no tendría cabida.

La adjudicatura, los agentes sociales y otros instrumentos forman parte de esta sociedad y por supuesto no son ajenos a ella y lo que es mucho peor, sobre ella se construyen los tribunales que juzgarán a la víctima (los vencidos) y al acosador (los vencedores). Identificarse con los vencidos en estas circunstancias no es cuando menos aconsejable.

Conclusión, en este contexto no existen ni controles formales (administración, justicia) ni informales (normas sociales basadas en valores humanos) para evitar el delito, es decir, existe una ausencia total de los guardianes, lo que seguirá proporcionando víctimas y verdugos.

En las circunstancias sociales actuales, ¿existe garantía de que una víctima sea resarcida por el derecho Penal? Todo lo contrario. La víctima se presentará en el juzgado aniquilada ya sicológicamente y tendrá que escuchar a la parte demandada que con todas sus armas, intentará demostrar que el acosado no es más que un impostor, tendrá que escuchar a sus propios compañeros (con los que anteriormente tuviera una relación amigable) que en el estrado apoyarán con más mentiras al acosador bajo la mirada de un juez escéptico a su demanda.

Es posible que obtenga, en el mejor de los casos, una sentencia a su favor, pero el daño psicológico con sus consecuencias físicas ya se ha producido. Se necesitará tiempo para su total recuperación, si es que ésta llega. ¿Y si la sentencia es en su contra, que es lo más habitual? Más incomprensión a sus espaldas. Más desconcierto. Si no es capaz de probar que ha sido objeto de un plan tendencioso del que es responsable un hostigador y sus circunstancias, sobre él volarán la duda y su credibilidad estará ahí en el aire. Sea como sea, con su sentencia en la mano, se enfrenta a una sociedad que esconde a sus víctimas debajo de la alfombra

¿Cómo Combatir?

Con la prevención. Porque la Prevención es la herramienta para llegar hasta las raíces y removerlas.

Pero para planificar la prevención primero hay evaluar los riesgos que dan paso al mobbing. En esto ya hay camino hecho.

Sabemos cuales son las raíces del fenómeno mobbing y la prevención del delito consiste en atacar las causas no sus consecuencias, pero para esto hace falta voluntad. Voluntad principalmente de los Poderes Públicos y empezando por ellos mismos. Conocemos el escenario del crimen, sabemos que no sólo es culpable el acosador, existen otras circunstancias, otros factores que lo fomentan tanto a él como al delito en si. De todo esto hay materia suficiente porque desde Leymman, diferentes expertos desde la psicología social y desde el derecho han venido investigando la violencia laboral, sus causas y consecuencias

El acosador es un delincuente racional que escoge a su víctima, valora el riesgo y sus beneficios. Unos beneficios altos (un ascenso, mantener su estatus de poder...) y unos costes bajos o nulos porque sabe que actúa amparado por la permisividad explícita o implícita del entorno. Tanto dentro como fuera del centro de trabajo. Todo lo contrario que su víctima, presa fácil y aislada a la que todo el entorno la golpeará una y otra vez. Le cogerá desprevenida porque sus sistema de valores no sólo le impide cometer el delito, sino que le resulta inimaginable que cualquier otro pueda tejer semejante plan tendencioso dirigido exclusivamente a aniquilarlo sicológicamente.

Los programas de prevención de un fenómeno tan complejo como la violencia laboral, requiere de una estrategia coordinada y multidisciplinar que abarque todos los ámbitos implicados: el ámbito educativo, el ámbito social, el ámbito del derecho, de la judicatura, el ámbito de la salud...

Hay que educar, hay que crear conciencia social para darle la oportunidad a que la sociedad haga una revisión de sus precios, de qué conductas deben ser tolerables y cuales no, para vivir en una sociedad en la que sea posible la paz, porque sólo así estaremos sanos todos.

Más vale prevenir que curar y el recurso del derecho penal, necesario, debe actuar en última instancia cuando a pesar de todo se ha cometido el delito.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: Re: MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS   19th Diciembre 2008, 02:36

las técnicas para hacer mobbing - prepárate para combatirlas.


Remitiéndonos a Heinz Leymann existen 45 técnicas de acoso distintas, he aquí alguna de ellas:

ATAQUES A LA VÍCTIMA CON MEDIDAS ORGANIZATIVAS

1º.-Desvalorar continuamente el esfuerzo profesional de la víctima, retándole su valor, o atribuyéndolo a otros factores.

2º.-Acusar a la víctima, injustificadamente o falsamente de incumplimientos, errores, o fallos inconcretos y difusos que no tienen consistencia ni entidad real

3º.-Obstaculizan su trabajo haciéndolo incurrir en errores profesionales para acusarlo de ellos.

4º.- Controlar, supervisar o monotorizar su trabajo de forma malintencionada para intentar "Pillarlo en algún renuncio”

5º.-Asignarle sin cesar nuevas tareas o trabajos, sin dejar que termine los anteriores

6º.-No asignarles tareas para poder acusarlo de no hacer nada.

7º.-Separa a la víctima de cada puesto constantemente

8º.-Se le asignan tareas inútiles

9º.-Se le asignan tareas muy por debajo de su capacidad con el fin de humillarlo

10º.-Se le critica sistemáticamente su trabajo. Todo lo que hace está mal.

11º.-Se amplifican y dramatizan de manera malintencionada pequeños errores o nimiedades para alterarle .

12º.-Amenazan a la víctima con despedirlo, extinguir su contrato, no renovárselo

13º.-Modifican sus responsabilidades o sus cometidos sin comunicarlo

14º.-Limitan malintencionadamente el acceso a promociones, ascensos, cursos de formación o de capacitación para perjudicarlo.

15º.-Se le provoca para “hacerlo explotar”

TÉCNICAS DE AISLAMIENTO SOCIAL

16º.-Mi superior se niega a comunicar, hablar o reunirse conmigo.

17º-Me ignora, me excluyen o me hacen el vacío, fingen no verme, no me devuelven el saludo, o me hacen invisible.

18º.-Prohibir a sus compañeros o colegas hablar con la víctima

19º.Poner en su contra de forma mal intencionada a la gente de su alrededor.

20º Intentar aislarla de sus compañeros dándole trabajos o tareas que la alejan físicamente de ellos.

TÉCNICAS DE ATAQUES A LA VIDA PRIVADA.

21º. Extender falsos rumores sobre su vida privada.

22º. Hacer burlas de la víctima o bromas intentando ridiculizarlo.

23º.Insinuar que tiene problemas psicológicos

24º.-Criticar permanentemente su vida familiar

25º.-Atacar sus convicciones políticas o sus creencias religiosas

AMENAZAS

26º.-Recibir amenazas verbales o mediante gestos intimidatorios

27º.-Recibir amenazas por escrito o por teléfono en su domicilio

28º.-Me zarandean, me empujan o avasallan físicamente para intimidarme

29º.-Me gritan o me insultan constantemente en público

30º.-Acoso sexual.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: Re: MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS   19th Diciembre 2008, 02:49

hablando de acoso laboral = mobbing


Heinz Leymann pionero en la materia define el mobbing como....

" La violencia sicológica extrema que se ejerce de forma sistemática y recurrente -al menos una vez por semana- durante un tiempo prolongado -más de seis meses- sobre otra persona en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr finalmente que esa persona o personas acaben abandonando el lugar de Trabajo"

La definición de Leymann es una definición desde la psicología de la que se pueden extraer distintos elementos

La existencia del hostigador que puede ser una sola persona o varias (toda la estructura empresarial o los propios compañeros de trabajo).

Segundo, la violencia ejercida es sistemática y recurrente, es decir tiene un carácter prolongado en el tiempo.

La existencia de un Plan. No es una violencia gratuita. La finalidad del mobbing es provocar mediante el deterioro psicológico grave de la víctima que esta abandone el puesto de trabajo.

Volviendo a la característica del tiempo más o menos prolongado-seis meses- y su recurrencia-una vez por semana-hay que tener en cuenta que en esta exigencia la jurisprudencia viene a ser flexible, y es necesaria a la hora de resaltar la condición de la continuidad para producir en la víctima su autoexclusión.


El mobbing según la Jurisprudencia:...

Según el magistrado Gimeno Lahoz, El Mobbing es la Presión Laboral Tendenciosa, la presión tendente a la autoeliminación del trabajador mediante su denigración

He aquí sus elementos estructurales

Presión Toda conducta que, desde un punto de vista objetivo, sea percibida como un ataque.

Esta presión Puede ser explícita o implícita.

Puede ser con o sin contacto físico

Laboral Es consecuencia de la actividad laboral que se lleva a cabo entre personas vinculadas por la prestación de servicios y en lugar de trabajo.

Tendenciosa Esta presión responde a un plan que puede ser explícito, “te voy/vamos a hacer la vida imposible” o implícito.

Lo que diferencia al mobbing de otros conflictos dentro de la organización, es su carácter recurrente y sistemático que se prolonga en el tiempo.

Para llevarlo a cabo el hostigador empleará una serie de técnicas de presión más o menos sutiles y reiterativas que, sostenidas durante un tiempo prolongado, provocará en la víctima una degradación sicológica que obligará a la víctima a autoexcluirse de la organización laboral.

Una frase, un reproche, las tensiones o una discusión todas ellas puntuales entre el empresario o entre compañeros, no significa que exista mobbing. En todas las organizaciones en las que interactúan diferentes personalidades es casi inevitable que sucedan estos “encontronazos”.

La presión laboral tendenciosa supone un incumplimiento grave por parte del empresario de velar por el derecho que tiene todo trabajador a su integridad física, el respeto a su intimidad y a la consideración debida a su dignidad etc. El mobbing está considerado por la jurisprudencia como un accidente laboral, lo que significa además el incumplimiento empresarial de la Ley de prevención de Riesgos laborales, que estable que es responsabilidad del empresario todos los accidentes laborales que el trabajador sufra a consecuencia de los servicios prestados en la empresa.

A estas situaciones o desencuentros le falta su carácter reiterativo, que conlleva en el tiempo a la desestabilización psicológica de la víctima, algo imprescindible para llevar a cabo su finalidad. La formación y capacidad de un técnico de mando en la gestión y resolución de conflictos internos, es la pieza fundamental para evitar que estos conflictos deriven en mobbing.

Las presiones en aras a la productividad que ejerce el empresario, carece de un Plan tendencioso: no está en el ánimo del superior jerárquico el abandono o la autoexclusión de la víctima de su puesto de trabajo. En muchos de estos casos podemos hablar de un abuso del poder de organización y dirección empresarial, que ataca a los derechos laborales de los trabajadores.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: Re: MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS   19th Diciembre 2008, 03:40

BORRADOR DE PROYECTO DE LEY

Ley /2008 contra el acoso laboral

QUE PRESENTA D. RAMÓN GIMENO LAHOZ

B.O.E.

Ley /2008 contra el acoso laboral

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS


I


El progreso de las sociedades se caracteriza por numerosos factores, pero sin duda, uno de ellos es la protección de los derechos de quienes prestan servicio en el ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, pública o privada.

Dentro de estos derechos se encuentra el de la integridad moral, entendido como el derecho de toda persona, por el hecho de serlo, a desarrollarse como tal libremente y en sociedad, lo que le protege frente a comportamientos que trasmitan sensación de envilecimiento o humillación.

Desde hace algunos años se ha ido denunciado en distintos países, fundamentalmente en Europa y también en España, determinadas conductas bajo el nombre anglosajón de "mobbing", que irían en contra de distintos derechos constitucionales, pero en especial contra el derecho fundamental a la integridad moral (reconocido expresamente en el art. 15 de nuestra Carta Magna).

Las consecuencias de este tipo de comportamiento, en ocasiones llegan a ser terribles para quienes las padecen, y aunque estos casos extremos pueden encontrar amparo en la legislación penal vigente (art. 147 y ss., art. 172, art.173 y ss., art. 208, art.311 y ss, 620...del Código Penal), se hace necesario una regulación explícita en el ámbito laboral y administrativo, para evitar que se llegue a esos grados últimos.

II


Esta regulación explícita ha tenido como dificultad la concreción descriptiva de estas conductas como una sola figura jurídica, pues no nos encontramos ante hechos abruptos o groseros en su exteriorización normalmente, sino ante una sucesión de comportamientos que denigran, dirigidos sistemáticamente contra una persona, y con la finalidad directa o eventual, de que tome una decisión de autoeliminación (abandono de la empresa, baja médica, traslado de puesto, no hacer reclamaciones ...), claramente contraria al desarrollo de su condición como trabajador en un Estado Social moderno.

Hoy, no obstante, y partiendo de la quiebra constitucional antedicha, podemos definir la figura jurídica del acoso laboral, como aquella presión laboral (comprendiendo la empresa y la Administración) tendente a la autoeliminación de un trabajador (por cuenta ajena o empleado público), mediante su denigración.

III


Mención aparte merece, el que la actual reforma no sea indiferente a la realidad de estos casos en el seno de la Administración, donde la singularidad del vínculo funcionarial que se deriva de la estabilidad en el empleo, ha provocado en muchas ocasiones la desprotección.

De esta forma, los términos acoso moral y acoso laboral que utiliza la Ley 7/2007 del Estatuto Básico del Empleado Público para referirse a estas conductas (art.95-2), pasan a refundirse en un término concreto -acoso laboral- , al que se otorga un contenido concreto, y en la misma línea para los empleados públicos que la establecida para quienes no tienen esta condición.

IV


La presente regulación que España incorpora, encuentra su base comunitaria en primer lugar en el art.13 del Tratado de la Unión Europea, a cuyo amparo se dictaron las Directivas 2000/43/CE del Consejo, de 29 de junio de 2000 (relativa a la aplicación del principio de igualdad de trato de las personas independientemente de su origen racial o étnico), y la 2000/78/CE del Consejo, de 27 de noviembre de 2000 (relativa al establecimiento de un marco general para la igualdad de trato en el empleo y la ocupación, que pretende luchar contra las discriminaciones basadas en la religión o convicciones, la discapacidad, la edad y la orientación sexual). Y en segundo lugar en el art.111, que dio lugar a las Directivas 2002/73/CE -reformando la 76/207/CEE- y la 2004/113/CE, que precisaron las conductas de acoso sexual y acoso por razón de sexo.

Efectuada la trasposición correspondiente al ordenamiento interno mediante la Ley 62/2003 de 30 de diciembre (que recogía el acoso discriminatorio), y la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo (que recoge el acoso sexual y el acoso por razón de sexo), el Estado español considera que debe dar un paso más en la protección frente al acoso, y procede, tras varios años de reflexión sobre el tema, a la regulación del acoso laboral.

Ya en nuestro ordenamiento, la normativa que ahora se aprueba constituye un desarrollo de la Constitución Española de 27 de diciembre de 1978, por cuanto el acoso laboral conlleva siempre una vulneración constitucional. Más allá de que esta figura jurídica contravenga el derecho al trabajo (art.35-1 C.E.), el derecho fundamental a la integridad moral (art.15-1 C.E.), y el derecho fundamental al honor (art.18 C.E.), el "mobbing" constituye un ataque a lo más íntimo de la dignidad humana (art.10 C.E.) por su propia naturaleza social, pues afrenta su derecho a desarrollarse como ser humano en un Estado social (art. 1 C.E.).

V


La Ley se estructura en seis artículos, de los cuales el primero va destinado a sentar definiciones, el segundo a otorgar la consideración de falta muy grave en todo el ordenamiento jurídico, y los cuatro siguientes a recoger modificaciones expresas de los textos legales de utilización más asidua.

ARTICULADO


Artículo 1. Definiciones

Acoso laboral: aquella presión laboral tendente a la autoeliminación de un trabajador (público o privado), mediante su denigración.

Autoeliminación: aquella decisión del trabajador, tomada tras haber exteriorizado una realidad, que conlleva la renuncia a desarrollarse como tal (abandono de la empresa, baja médica, traslado de puesto, no hacer reclamaciones ...).

Denigración: ofender la opinión o fama de alguien.


Artículo 2. Falta muy grave

En la prestación de servicios (pública o privada) se considerará falta muy grave el acoso laboral.

Artículo 3. Modificaciones del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo.

Uno. Se modifica el artículo 4 apartado 2 párrafo d) y e) del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, los cuales quedan redactados de la siguiente forma:

"d) A su integridad física, a su integridad moral, y a una adecuada política de seguridad e higiene.

e) Al respeto de su intimidad y a la consideración debida a su dignidad, comprendida la protección frente a:

1. el acoso laboral, entendido como la presión laboral tendente a la autoeliminación de un trabajador mediante su denigración;
2. el acoso discriminatorio, por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual; y
3. el acoso sexual y por razón de sexo."


Dos. Se modifica el art.18 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, el cual pasa a tener el siguiente redactado:

"Artículo 18. Inviolabilidad de la persona del trabajador.

1. Se garantiza el derecho a la integridad moral de todo trabajador, entendido como el derecho de toda persona, por el hecho de serlo, a desarrollarse libremente en su actividad, quedando protegido frente a comportamientos que transmitan sensación de envilecimiento o humillación.

2. Sólo podrán realizarse registros sobre la persona del trabajador, en sus taquillas y efectos particulares, cuando sean necesarios para la protección del patrimonio empresarial y del de los demás trabajadores de la empresa, dentro del centro de trabajo y en horas de trabajo. En su realización se respetará al máximo la dignidad e intimidad del trabajador y se contará con la asistencia de un representante legal de los trabajadores o, en su ausencia del centro de trabajo, de otro trabajador de la empresa, siempre que ello fuera posible."

Tres. Se modifica el art.50 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, el cual pasa a tener el siguiente redactado:

"Artículo 50. Extinción por voluntad del trabajador.

1. Serán causas justas para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato:

a) Las modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo que redunden en perjuicio de su formación profesional o en menoscabo de su dignidad.

b) El acoso laboral, el acoso discriminatorio, el acoso sexual y el acoso por razón de sexo.

c) La falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado.

d) Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario, salvo los supuestos de fuerza mayor, así como la negativa del mismo a reintegrar al trabajador en sus anteriores condiciones de trabajo en los supuestos previstos en los artículos 40 y 41 de la presente Ley, cuando una sentencia judicial haya declarado los mismos injustificados.

2. En tales casos, el trabajador tendrá derecho a las indemnizaciones señaladas para el despido improcedente."

Artículo 4. Modificaciones del texto refundido de la Ley de Procedimiento Laboral, aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/1995, de 7 de abril.

Uno. El artículo 96 del texto refundido de la Ley de Procedimiento Laboral, queda redactado de la siguiente forma:

Artículo 96.

En aquellos procesos en que la parte actora presente algún indicio probatorio de haber sufrido acoso laboral, acoso discriminatorio, acoso sexual o por razón de sexo, corresponderá al demandado la aportación de una justificación objetiva y razonable, suficientemente probada, de su comportamiento, las medidas adoptadas y de su proporcionalidad."


Dos. El artículo 181 del texto refundido de la Ley de Procedimiento Laboral, queda redactado de la siguiente forma:

"Artículo 181.

Las demandas de tutela de los demás derechos fundamentales y libertades públicas, incluida la prohibición de acoso laboral, acoso discriminatorio, acoso sexual y por razón de sexo, que se susciten en el ámbito de las relaciones jurídicas atribuidas al conocimiento del orden jurisdiccional social, se tramitarán conforme a las disposiciones establecidas en este capítulo. En dichas demandas se expresarán el derecho o derechos fundamentales que se estimen infringidos.

Cuando la sentencia declare la existencia de vulneración, el Juez deberá pronunciarse sobre la cuantía de la indemnización que le corresponda al trabajador por haber sufrido dicha quiebra constitucional. Esta indemnización será compatible, en su caso, con la que pudiera corresponder al trabajador por la modificación o extinción del contrato de trabajo de acuerdo con lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores."

Artículo 5. Modificaciones del texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, aprobado por el Real Decreto legislativo 5/2000, de 4 de agosto.

Uno. El art.8 (Infracciones muy graves en materia de relaciones laborales) apartados 13 bis y 13 ter, pasan a tener el siguiente redactado:

"13 bis. El acoso discriminatorio por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad y orientación sexual y el acoso por razón de sexo, cuando se produzcan dentro del ámbito a que alcanzan las facultades de dirección empresarial, cualquiera que sea el sujeto activo del mismo, siempre que, conocido por el empresario, éste no hubiera adoptado las medidas necesarias para impedirlo.

13 ter. El acoso laboral, entendido como la presión laboral tendente a la autoeliminación de un trabajador mediante su denigración."

Dos. El art. 13 (Infracciones muy graves en materia de prevención de riesgos laborales) apartado 4, pasa a tener la siguiente redacción:

"4. El acoso laboral, o la adscripción de los trabajadores a puestos de trabajo cuyas condiciones fuesen incompatibles con sus características personales conocidas o que se encuentren manifiestamente en estados o situaciones transitorias que no respondan a las exigencias psicofísicas de los respectivos puestos de trabajo, así como la dedicación de aquéllos a la realización de tareas sin tomar en consideración sus capacidades profesionales en materia de seguridad y salud en el trabajo, cuando de ello se derive un riesgo grave e inminente para la seguridad y salud de los trabajadores.

Artículo 6. Modificaciones de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público.

Uno. Se modifica el art. 14 (derechos individuales) apartado h), el cual pasa a tener la siguiente redacción:

"h) Al respeto de su intimidad, su integridad física y moral, y su propia imagen, especialmente frente al acoso laboral, el acoso sexual, y el acoso por razón de sexo."

Dos. Se modifica el art. 53 (Principios éticos) apartado 4, cuyo redactado pasa a ser el siguiente:

"4. Su conducta se basará en el respeto de los derechos fundamentales y libertades públicas, evitando la presión tendente a la autoeliminación de un trabajador (público o privado) mediante su denigración, así como toda conducta que pueda producir discriminación alguna por razón de nacimiento, origen racial o étnico, género, sexo, orientación sexual, religión o convicciones, opinión, discapacidad, edad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social."

Tres. Se modifica el art. 95 apartado 2 (faltas disciplinarias muy graves) párrafo b), cuyo redactado pasa a ser el siguiente:

"b) Toda actuación que suponga discriminación por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual, lengua, opinión, lugar de nacimiento o vecindad, sexo o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, así como el acoso discriminatorio por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual, y el acoso sexual y por razón de sexo."

Cuatro. Se modifica el art. 95 apartado 2 (faltas disciplinarias muy graves) párrafo o), cuyo redactado pasa a ser el siguiente:

"o) El acoso laboral, entendido como aquella presión tendente a la autoeliminación de un trabajador (público o privado) mediante su denigración."
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: Bullying Acoso Laboral   19th Diciembre 2008, 17:29

Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: Re: MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS   19th Diciembre 2008, 17:30

Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar


MensajeTema: Re: MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS   19th Diciembre 2008, 18:25

Me quedo con esto:

Y hay que evitar sentir odio y rencor, porque no es algo personal. Hay que centrarse en lo que originó la situación, tu gran potencial y tus enormes cualidades, y pensar que una vez resuelto el problema nos espera un gran futuro profesional. Así que poco a poco la situación puede resolverse, hay que animarse y recobrar la confianza en uno mismo, tenemos todas las posibilidades para salir adelante y seguramente lo mejor está por llegar.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS   

Volver arriba Ir abajo
 
MOBBING. IMPLICACIONES SOCIALES Y PSICOPATOLÓGICAS
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Lomas de Zamora: El pedagogo McLaren disertará en la Facultad de Sociales
» Putos compromisos sociales.
» Servicios Sociales de Madrid...¡¡en la calle Serrano!!
» La infidelidad y las redes sociales
» Morón. Dirigentes políticos y sociales por un proyecto de gestión común.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Un foro ZOMBIE de BOMBEROS, con ACTIVIDAD ZERO :: ENLACES en INTERNET :: Quejas olvidadas, la Justicia es ciega-
Cambiar a: