Un foro ZOMBIE de BOMBEROS, con ACTIVIDAD ZERO
El sitio del foro es este, desde 2016
http://bitacorabombero.foroactivo.com/
Un foro ZOMBIE de BOMBEROS, con ACTIVIDAD ZERO

Bomberos ZONA MUERTA
 
PortalÍndiceRegistrarseConectarseFAQBombero en FacebookBitácora de Bombero

Comparte | 
 

 Los misterios del Windsor, por Juan Manuel de Prada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin
Admin
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 2923
Edad : 48
Bombero : Hasta que el Cuerpo Aguante
Fecha de inscripción : 24/12/2007

MensajeTema: Los misterios del Windsor, por Juan Manuel de Prada   25th Enero 2009, 19:08

Los misterios del Windsor

Juan Manuel de Prada


EL decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, Ricardo Aroca, tras visitar las ruinas del edificio Windsor, asegura que su estructura de hormigón se halla en mejor estado de lo que esperaba y que las posibilidades de derrumbamiento son «prácticamente nulas». Sólo la chatarra y los escombros hacinados en precario equilibrio sobre la planta que ejerció de cortafuegos, procedentes de los desprendimientos de pisos superiores, exigen a su juicio una retirada inmediata. Pero el dictamen del arquitecto no parece haber inmutado las ansias demoledoras del Ayuntamiento de Madrid, dispuesto a remover cuanto antes del horizonte madrileño un rascacielos que debe antojársele una especie de monumento funerario erigido en honor a la difunta candidatura olímpica de la ciudad. Para añadir mayor embrollo al asunto, los propietarios del edificio han solicitado al juez instructor una orden que difiera la demolición, empeñados en impulsar una investigación privada que complemente la oficial. Desde el Ayuntamiento, la petición de los propietarios se contempla como una iniciativa obstruccionista, concebida para diferir el pago de la demolición. Pero, en honor a la verdad, hemos de reconocer que también las premuras municipales desprenden un inequívoco olor a chamusquina; pues la demolición del edificio acarreará, indefectiblemente, la destrucción de posibles pruebas.

La hipótesis que se apuntaba la noche del siniestro -el famoso cortocircuito- resulta a estas alturas de una inverosimilitud grotesca (a algunos nos lo pareció desde la misma noche del siniestro); pese a ello, los investigadores, según nos informaba ayer este periódico, siguen «profundizando en esta vía». E incluso aventuran -burlándose de nuestra credulidad- que las siluetas que se paseaban por el rascacielos, muchas horas después de su desalojo, pudieran ser proyecciones de las sombras de los bomberos que vigilaban el incendio desde un edificio próximo; sinceramente, la hipótesis de que dichas sombras fueran en realidad ánimas en pena o emanaciones ectoplásmicas se me antoja menos rocambolesca. Se ha aducido desde instancias oficiales, para refutar la presencia de esas fantasmagóricas siluetas, que el rascacielos se había convertido para entonces en un horno crematorio; pero se olvida que entre esas siluetas y el foco del incendio mediaba una planta que hacía las veces de cortafuegos. No se nos ha explicado, en cambio, de forma medianamente convincente cómo es que el fuego, contrariando su natural vocación, se propagó hacia los pisos inferiores, saltándose a la torera el mencionado cortafuegos. Tampoco se nos ha aclarado la naturaleza de algunas llamaradas que veíamos asomar a las ventanas del edificio, de un color rabiosamente azul, más propias de la combustión de una sustancia altamente inflamable que de la natural propagación de un incendio. Y, en fin, todavía esperamos que alguien nos aclare las razones por las que los sistemas de alarma y seguridad del edificio se declararon unánimemente en huelga la noche del siniestro.

Sorprende, en cambio, que el incendio se declarara justamente un día y a una hora en que el edificio se hallaba desierto, garantizándose así que nadie perecería en el mismo, pero también que la intervención de los bomberos fuese tardía e inútil. Sorprende que las empresas damnificadas se hayan conjurado en un silencio hermético, seguramente preocupadas de que cunda el pánico entre sus respectivas clientelas, sin que los medios se hayan molestado demasiado en sonsacar a sus responsables. Sorprende, en fin, que un edificio que esconde tantos misterios vaya a ser demolido por la vía de urgencia, sepultando entre sus escombros un misterio que exige elucidación. ¿O es que alguien se traga a estas alturas el rollo del cortocircuito?

Fuente: ABC
Fecha: 28/02/05
Volver arriba Ir abajo
http://bomberos.forum2.biz
Admin
Admin
Admin
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 2923
Edad : 48
Bombero : Hasta que el Cuerpo Aguante
Fecha de inscripción : 24/12/2007

MensajeTema: Re: Los misterios del Windsor, por Juan Manuel de Prada   25th Enero 2009, 19:10

Los misterios del Windsor

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

A las once y veinte de la noche del día 12 de febrero, un gran incendio calcinó la torre Windsor, situada en el corazón financiero de Madrid. Como causa del incendio se apuntó a un cortocircuito. Pero misteriosas imágenes de siluetas y luces que se encendían y apagaban grabadas en vídeos, sumado a accesos secretos subterráneos han envuelto el suceso en una nube de misterio. ¿Qué pasó realmente en el Windsor?

La primera hipótesis sobre el origen del fuego fue un cortocircuito en la planta 21, perteneciente a la empresa Deloitte, que audita a la gran mayoría de las empresas que operan en el Ibex 35, la propietaria del edificio. Pero los interrogantes se sucedían. ¿No habían funcionado las alarmas cuando se declaró el incendio? Florentino Reyzábal, presidente de la sociedad Ason, propietaria del edificio Windsor, explicó que las alarmas contra incendios funcionaron con normalidad y que los empleados de Prosegur y de mantenimiento subieron a la zona donde se declaró el fuego y no pudieron hacer nada por atajarlo. ¿Cómo era posible que el fuego se propagara a tal velocidad que cuando llegaron los bomberos (todos los disponibles en Madrid) ya no pudieron hacer nada para atajarlo?

Hasta cinco días después del incendio, el miércoles 16, no se permitió la entrada de nadie en el edificio, que había quedado convertido en un amasijo de hierros con un alto peligro de desplome. Tras una primera inspección de tres bomberos para determinar el estado del rascacielos, hizo su primera entrada la Policía Científica que debía determinar el origen del incendio. Hasta entonces seguía barajándose la misma hipótesis del cortocircuito, al parecer en un aparato de aire acondicionado. Pero la propietaria Asón no estaba conforme con esta explicación. La planta 21 contaba, además del sistema de detección de incendios de la torre con otro paralelo que también se monitorizaba los fines de semana desde la Central de Detección del edificio. Y el aire acondicionado se apagaba y desconectaba de la red eléctrica cada viernes a las 20.00 y no entraba en funcionamiento durante el sábado y domingo.

Misteriosas siluetas grabadas en un vídeo

El viernes 18, una semana después del siniestro, un vídeo grabado por una persona desde un edificio situado frente a la cara oeste del Windsor mostraba unas siluetas moviéndose en la planta 16 del edificio a las cuatro menos diez de la madrugada, cuando la torre se había convertido en un infierno. El Ayuntamiento dejó claro que no eran bomberos porque estos habían abandonado el edificio hacia la una de la madrugada. Se suponía que el Windsor estaba completamente vacío a esa hora, vigilado por los bomberos, acordonada la zona y contemplado por cientos de curiosos en la calle y por miles de personas en la televisión. El vídeo abre el camino a todo tipo de interrogantes y especulaciones. No se habían encontrado cadáveres ni había noticias de desaparecidos. Entonces, ¿las siluetas eran personas realmente? ¿Se trataba de un efecto óptico como apuntaba Deloitte? Y lo más importante, si eran personas ¿quiénes eran y qué hacían en un edificio envuelto en llamas y con peligro de desplome? ¿Cómo habían entrado y salido?

La Policía Científica requirió el vídeo para examinarlo, determinar su autenticidad y averiguar qué eran esas siluetas mientras los expertos especulaban sobre si había alguna posibilidad de que una persona pudiera soportar la temperatura de más de 300 grados que habría en el edificio a la hora de grabación del vídeo.

Mientras, el domingo 20 la propietaria Asón reveló a la Policía que había accesos subterráneos al Windsor que habían permanecido abiertos desde el incendio. ¿Por qué tardó ocho días la propietaria en comunicar este importante detalle a la Policía?

Personas con radiotransmisores y luces en el edificio en llamas

El lunes 28 los acontecimientos se precipitan. Según informó Telemadrid, las investigaciones habían verificado la autenticidad del video. Las siluetas eran personas, estaban en la planta 21 del edificio a las cuatro menos diez de la madrugada del domingo, portaban radiotransmidores y no eran ni bomberos ni trabajadores. Al mismo tiempo, un nuevo vídeo grabado por otro vecino emitido por Telecinco mostraba que a la misma hora se encendieron tres luces entre las plantas 10 y 14 del rascacielos en llamas. Un tercer vídeo muestra una hilera de ventanas encendidas ¿No se había cortado la electricidad?

Un butrón en el edificio

Por si esto fuera poco, la Policía halló el martes un butrón de salida del edificio, al parecer realizado el lunes por la noche. El agujero se había hecho desde dentro del Windsor en una pared de pladur por alguna persona para salir del edificio Windsor, al que supuestamente accedió por otro lugar.

Antes estas nuevas pruebas algo parece quedar claro. Había alguien en la torre Windsor a las cuatro de la mañana lo suficientemente interesado y preparado para permanecer en un edificio ardiendo, a altísimas temperaturas y a punto de derrumbarse. No habían entrado por la puerta porque no estaba registrada su presencia y no eran bomberos.

Quiénes eran los intrusos y qué hacían son los dos primeros interrogantes que la investigación tendrá que averiguar. Si el incendio fue fortuito o provocado es otra de las tareas que tendrá que determinar la Policía Científica. Y si fue intencionado, entra en escena el juez. ¿Por qué podría interesarle y a quién que ardiera hasta los cimientos uno de los edificios más emblemáticos de Madrid que albergaba firmas tan importantes como la auditoría Deloitte o el despacho de abogados Garrigues?

De momento, la demolición del esqueleto del Windsor se ha suspendido hasta que la Policía Científica no concluya sus trabajos.

Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Fecha: 23/02/05
Volver arriba Ir abajo
http://bomberos.forum2.biz
 
Los misterios del Windsor, por Juan Manuel de Prada
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» "Rusia", artículo de Juan Manuel de Prada
» Juan Manuel de Prada se casa en segundas nupcias
» Breve historia del "evangelista" Juan Manuel
» Juan Manuel Pichetto en Tapalqué
» En memoria de Juan Manuel Muñoz Rodríguez.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Un foro ZOMBIE de BOMBEROS, con ACTIVIDAD ZERO :: ENLACES en INTERNET :: Quejas olvidadas, la Justicia es ciega-
Cambiar a: