Un foro ZOMBIE de BOMBEROS, con ACTIVIDAD ZERO
El sitio del foro es este, desde 2016
http://bitacorabombero.foroactivo.com/
Un foro ZOMBIE de BOMBEROS, con ACTIVIDAD ZERO

Bomberos ZONA MUERTA
 
PortalÍndiceRegistrarseConectarseFAQBombero en FacebookBitácora de Bombero

Comparte | 
 

 CONDENADA POR INSULTAR EN UN FORO DE OPINIÓN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
BURNOUT

avatar

Cantidad de envíos : 2069
Bombero : BURN-OUT
Fecha de inscripción : 29/12/2007

MensajeTema: CONDENADA POR INSULTAR EN UN FORO DE OPINIÓN   20th Abril 2011, 11:15

CONDENADA POR INSULTAR A LA POLICIA LOCAL DE MOTRIL EN UN FORO DE OPINIÓN DE UN PERIÓDICO

Citación :
El Juzgado de lo Penal de Motril ha condenado a una multa de 40 euros por una falta contra el orden público a una mujer natural de Córdoba y vecina de Granada por insultar a la Policía Local motrileña en el foro de opinión de la edición digital del diario ‘Ideal’ de Granada.

En la sentencia se considera probado que la acusada, de iniciales M.R.P.S. y 58 años, participó en el foro de opinión del diario el 31 de agosto de 2008, cuando insultó a los agentes de la Policía Local, a los que llamó “chulos, prepotentes e incompetentes”.

Asimismo, según el magistrado, la mujer también “menospreció su profesionalidad” al comparar a los agentes municipales con los funcionarios de las Fuerzas de Seguridad del Estado. En concreto, M.R.P.S afirmó en el foro que “cuando pasa algo resuelven los profesionales y los locales a chulearle a la gente y hacer favores y la vista gorda a conocidos”.

La mujer también imputó a los agentes municipales una actuación ilícita al escribir en el foro de opinión comentarios como que “ve delitos y no actúa” o “la Policía Local es la primera delincuente que hay quedándose con droga”.

Durante el juicio, mostró “su arrepentimiento y la ausencia de justificación” de los hechos manifestados en el foro, pero la Fiscalía le atribuyó un delito de injurias graves. Ahora el juzgado motrileño considera los comentarios como una falta contra el orden público imponiéndole diez días de multa a cuatro euros diarios.

vía; policialocal.wordpress.com

El insulto y el genio de la lengua de José Antonio Millán

En el Libro VIII de Martín Fierro, un gaucho que busca pelea le dice al protagonista, mientras le tiende un frasco de bebida:

–Beba, cuñao
–Por su hermana –contesté–
que por la mía no hay cuidao

Pocos minutos después, cuenta Martín Fierro:

lo dejé mostrando el sebo
de un revés con el facón

Antonio Millán escribió:
Aunque insultar, según el Diccionario académico, es "Ofender a uno provocándolo e irritándolo con palabras o acciones", y aunque puede que alguien diga en alguna ocasión "Su comportamiento era insultante", el insulto por antonomasia es el verbal. Insultar es un acto de habla, es decir, según la caracterización de Austin (Doing Things With Words), el insulto es una de esas palabras que hacen cosas, como la promesa, la orden, la maldición… ¿Y qué es lo que hace? Como hemos visto, molestar en gran manera al receptor.

El insulto arquetípico es la asignación por parte del hablante de una calificación negativa al oyente. Una lingüística del insulto debería considerar qué sentidos son los más susceptibles de constituirlo: diagnósticos psiquiátricos ("imbécil, idiota"), atribución de determinados comportamientos sexuales ("maricón, puta") o sociales ("ladrón") que al emisor no le gustan (aunque quizás a otro sí). El sentido negativo se puede enunciar directamente ("asesino", para insultar a un médico), o a través de expresiones que lo implican de forma simple ("cerdo", para sugerir que alguien tiene un comportamiento bajo), o a veces francamente retorcida ("pierdes aceite", para decir "maricón"). En todos estos casos, el sentido se atribuye en la mayoría de los casos no sólo aunque sea falsa su aplicación sino porque es falsa.

De todas formas, no cualquier comportamiento sexual socialmente marcado como desviado, ni social considerado reprobable es materia de insulto. No hay insultos (que yo sepa) relacionados con la pederastia o la zoofilia, por más que sean comportamientos reprobados. Por otra parte, para insultar se utilizan la mayor parte de las veces palabras especializadas: "cenutrio, mentecato…" se usan hoy únicamente como insulto. Sustituir la palabra especializada por un sinónimo culto normalmente hace perder a la expresión su carácter de insulto (aunque puede que no las ganas de molestar): "¡Persona de poco IQ!" o "Su madre de usted fue una meretriz" no constituyen un "insulto". (Otro tanto ocurre con el terreno próximo y a veces solapado del taco o expletivo: nadie dice "¡Fornicar!" cuando se pilla el dedo con un cajón).

Un tipo diferente de insulto es aquel en el que se lanza un contenido cierto. A veces, basta la situación y un cierto tono para que una palabra normal se transforme en insulto, como el "¡Taxista!" propinado a uno de ellos en medio del tráfico madrileño. Otras veces lo que se arroja es la versión despectiva o reforzada negativamente de un calificativo: "Tía loro" (a una mujer fea), "Negro de mierda"… Es la forma típica que adopta el insulto racista o sexista, y fijémonos en que sigue el esquema arquetípico de atribuir comportamientos considerados reprobables, con dos diferencias: que lo que aquí se reprueba no es una práctica, sino la pertenencia a un grupo social o sexual, y que la atribución puede ser cierta (aunque se haga en forma ofensiva).

También constituye insulto la sugerencia de que el receptor de la expresión realice (o se realicen sobre él) determinadas acciones. Éstas pueden entrañar para el insultado los sentidos negativos que hemos visto ("vete a tomar por culo, vete a la mierda") o no ("que te zurzan…"). Este tercer tipo de insulto sitúa, podríamos decir que mágicamente, al receptor realizando acciones que le colocan en un campo reprobable (convirtiéndole en un sodomita, en un cerdo, etc.).

Una lexicografía del insulto estudiaría las constelaciones de expresiones que le pueden rodear, normalmente para amplificarlo ("más puta que las gallinas"). Además, reconocería una gradación a través de usos léxicos, acumulación de expletivos, o creación de nuevas expresiones. Por ejemplo, el insulto genérico "tienes poca inteligencia" presentaría la siguiente gradación: "tonto, idiota, tonto del culo, jilipollas, jilipollas perdido". Asímismo, señalaría que el primer miembro es aceptable (aunque "familiar"), el segundo tal vez "vulgar" y el resto serían "tabú". Estudiaría tanto los eufemismos y reducciones ("vete a la porra", o "…tu madre"), como las amplificaciones (la argentina "¡La reputísima madre que te recontra mil parió!"). Igualmente, recogería determinadas formas típicas, debidas a la pronunciación relajada o alterada por la situación emocional: "tonto’l culo; hijo-puta" (con la elisión de la d intervocálica y posterior simplificación del grupo vocálico).

Volver arriba Ir abajo
 
CONDENADA POR INSULTAR EN UN FORO DE OPINIÓN
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Eleccion de un elevador para el garaje
» Os invito al nuevo foro del Ford probe!
» Newcook
» Peticiones de alta en el foro
» En el foro Racocatala se alegran de la muerte de dos Guardias Civiles.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Un foro ZOMBIE de BOMBEROS, con ACTIVIDAD ZERO :: ENLACES en INTERNET :: Quejas olvidadas, la Justicia es ciega-
Cambiar a: